Archivo para la categoría Refranes

Conocimientos tradicionales: los refranes-el tiempo y el campo-. Junio.

Se acerca el solsticio de verano, el día más largo “En junio, el día 21 es largo como ninguno” y por tanto la noche más corta,“Sin engaño, la noche de San Juan es la mas corta del año”. Para esta época, “Junio claro y fresquito, para todos es bendito”, pero “En el mes de San Juan, al sol se cuece el pan”. Sin duda San Juan, es una fecha muy singular.

Desde la tradición más viva que queda en nuestra sociedad, como es la Hoguera de San Juan,- donde cada persona escribe en un papel de lo que quiere desprenderse y después lo echa a la hoguera para que se queme-, hasta las recolecciones de las nueces verdes para hacer el “licor de nueces” -que tan bueno lo hace la abuela-, las flores de hipérico para fabricar nuestra propia medicina con aceite de oliva, incluso colocar agua en el sereno para que la luz del cielo de San Juan la “bendiga” y con ese agua, lavarnos, a la mañana siguiente, para proteger nuestra piel.

 Y así también lo muestran los refranes:

“No te quites el gabán hasta que llegue San Juan.”

 “Agua por San Juan, quita aceite, vino y pan.”

 “Arco por San Juan a la tardada, agua a la mañana.”

 “Por San Juan las cigüeñas salen a volar.”

 “Verdes o maduras, por San Juan brevas seguras.”

También, el otro día, me comentaban unos agricultores jóvenes en Bujaraloz, “El calendario de la cebolla”: y lo escribo, textualmente – “mi tío, cada año lo hace”- y proseguían, – “Se coge una cebolla la noche de San Juan se corta en doce partes, cada parte representa un mes, se echa un poco de sal a cada trozo y se pone al sereno, a la mañana siguiente hay trozos que se han podrido y otros que permanecen intactos. Los trozos que se han podrido corresponden a los meses en que va a llover y los trozos que están intactos los que va a hacer bueno.”- ¡Qué maravilla!, y yo sin saber de esta experiencia. Muchas gracias, de verdad.

Estos mismos agricultores me comentaban que si el día de San Juan había rocío en la hierba es que iba a ser un buen año (de lluvías). Algo parecido me comentaron otros agricultores, esta vez de Lécera y con el día de Santiago (25 de julio). Comentaban que se levantaba una piedra y si había humedad debajo, indicaba que también iba a ser un buen año.

Por otro lado, junio es época de cosecha pero, para este año, hay un refrán que, en otros tiempos más duros sin cosechadoras, tractores y con pocos recursos, dirían: “Cuando no haya pa´cosechar, habrá que espigar.” En un cuadro de Millet, con nombre “Las espigadoras” refleja bien el trabajo de espigar, deberíamos de experimentar esta faena para valorar mejor los alimentos. Para terminar:

 “Cuando junio llega, afila la hoz y limpia la era.”

 “En junio la hoz en el puño.”

 “Desde el día de Bernabé (11 junio) se seca la paja por el pie.”

“Por Junio el mucho calor nunca asusta al buen labrador.”

Este último refrán me lo dijo un pastor de mi pueblo, Alacón, llamado José. Tras conocerlo he hablado con bastantes agricultores preguntando por si sabían de este refrán y si lo llevaban a la práctica, la verdad, es muy cierto:

 “La reja por San Juan, muchos la saben y pocos la dan.”

Pero los que la dan, repiten y así perdura en el tiempo.

Deja un comentario

Conocimientos tradicionales: los refranes-el tiempo y el campo-. Febrero.

Cuando se acercaba febrero, mi abuela decía:

El primero hace día;

el segundo Santa María, hora y media alarga el día;

el tercero San Blas, más y más;

el cuarto nada y el quinto,

Santa Águeda y detrás.

En mi pueblo, Alacón, hay dos ermitas, una en el monte, en el secano y otra en el manantial que riega la huerta del pueblo, a los pies de la balsa. La primera está dedicada a San Blas (3 de febrero) y la otra a San Miguel (29 de septiembre). Cada año se hacen dos romerías en esas fechas tan especiales recordadas por los citados santos. La primera corresponde a San Blas, el gargantero. “En esta fecha durante la romería hasta la ermita, se cogía una ramita de tomillo o de romero y se ponía en el cuello para evitar problemas de garganta durante el año.“ Esta es la explicación que daba mi abuela después del refrán.

No se refiere tanto al clima, como a las horas de luz que ya van tomando relevancia en contraste con la noche. La Virgen de Santa María, la Candelaria (candela = vela = luz; 2 de febrero) además de marcar el inicio del aumento de la influencia lumínica, marca otro inicio, esta vez referente al tiempo meteorológico que nos va a acompañar durante los próximos meses: “Si en la candelaria plora, el invierno está fora y si no plora, ni dentro ni fora.”. También al otro lado del charco este día es el día de la marmota. Se dice que la marmota sale ese día del nido y si se ve la sombra (Tiempo anticiclónico, típico del invierno), se asusta y vuelve al nido, si no se ve la sombra (Tiempo de borrascas, típico de primavera), sale ya del reposo invernal y esto marca el inicio de la primavera y el fin del invierno. Este año resulta que el invierno entró justo los días precesores a la Candelaria (primera ola de frío, primeras heladas en muchos puntos) que nos asegura un invierno largo.

Aún con estas olas de frío:

Febrero, el revoltoso no pasó de veintiocho; si treinta tuviera, nadie con él pudiera.”

el agua no termina de caer,

Nieve de febrero, en las patas se la lleva el perro.
Nieve febrerina, en las patas se la lleva la gallina.

pero el frío, sí.

Adiós febrero mocho, con tus días veintiocho;

tú te vas y yo me quedo con mis becerros ocho.

Calla, calla;

que con dos días que me faltan y otros dos que me prestará marzo,

tus ocho becerros se quedaban en cuatro.”

Pero bueno, ya hemos pasado la mitad de este febrero mocho y ya se acerca San Matías (24 de febrero):

San Matías,

marzo al quinto día;

entra el sol por las umbrías

calienta las aguas frías;

cantan las cotovías,

y el pastor sus gollorías.”

San Matías,

está marzo a cinco días,

y si es bisiesto,

cátalo al sexto.” 

1 comentario

Conocimientos tradicionales: los refranes -el tiempo y el campo-. La luna de octubre.

La luna de octubre, siete lunas cubre y si llueve, nueve”, este refrán lo dice mi abuela cada vez que nos vamos acercando a este dichoso mes y más aún, cuando estamos en años como este, año con una de esas sequías que hacen memoria e historia.

Mi abuela explica que el tiempo meteorológico que hay en la luna nueva que nace durante el mes de octubre se repite durante siete lunas si no llueve, como ocurrió el año pasado y hace cuatro y cinco años. Pero si llueve durante este periodo, hay agua asegurada durante nueve ciclos de luna, es decir, hasta el mes de mayo o junio, dependiendo de como caiga este ciclo.

Este año, la luna de octubre (la luna nueva que nació en octubre) fue el 26 de octubre. A partir del cuarto menguante, aproximadamente, el tiempo empezó a cambiar. Nos abandonaron los días de calor veraniego y empezaron a entrar borrascas. Cada vez que nos acercábamos más a la luna nueva más humedad entraba, hasta que en los días más próximos a la luna nueva, cayó la lluvia. En todos los sitios, menos en la provincia de Teruel, más concretamente en la zona del grupo del Bajo Aragón Histórico. Hay zonas que apenas han caído 10 litros de agua desde el momento que estamos comentado. En el resto de nuestra comunidad ha llovido en estos días pero decreciendo conforme bajamos en latitud.

Este refrán no habla de cantidades por lo que tengamos confianza y esperemos que en las zonas que menos ha llovido en este primer ciclo de luna, sean más agraciadas en los siguientes.

Esperemos que este refrán se cumpla y los campos sonrían como lo hacen, verdes.

No podemos acabar este texto sin nombrar a San Martin, y su veranillo, que pudimos disfrutar en torno al pasado 11 de noviembre con unas días de sol, casi veraniegos. Tres días más tarde, vuelven las nieblas y las lluvias.

Le dice el hortelano al ajo:

Ajo, ¿por qué fuiste tan ruín?

Y le contesta el ajo:

Porque no me sembraste para San Martín.

Ajo, ¿Por qué no medraste?- Porque en San Martín, no me sembraste”.

De todas formas, “Por Navidad, el ajo ni nacido ni por sembrar”.

Deja un comentario